Elementos básicos para su negocio

Tipología de Comercio


Canales de Comercialización

La distribución comercial se basa en el movimiento de las mercancías desde el lugar donde son menos necesarias hasta el emplazamiento donde se demandan con mayor intensidad. Esta idea cobra una importancia especial en una comunidad como Castilla-La Mancha que se caracteriza por una notable dispersión territorial de los municipios y, además, por una reducida densidad de habitantes por km2. Castilla-La Mancha se caracteriza por un peso importante del entorno rural puesto que del total de 919 municipios que existen en la comunidad autónoma, se cuantifican 886 con menos de 10.000 habitantes.

Un canal de distribución se identifica con el camino seguido por un producto desde su fabricación hasta su adquisición por el usuario final, por tanto, el proceso de comercialización se vincularía con el enlace que establece la relación entre el productor y el consumidor. El circuito que recorren los productos hasta los consumidores finales no siempre resulta similar puesto que el número de intermediarios varía para cada sector y para cada región (por ejemplo, en Castilla-La Mancha los canales comerciales de productos agroalimentarios cuentan con notables particularidades). En la comercialización de bienes que precisan la intervención de distintos mediadores, las sucesivas transacciones que se van efectuando favorecen las condiciones finales de consumo pero encarecen el precio de venta.

Los minoristas y sus establecimientos comerciales se convierten en el último eslabón para enlazar con los consumidores y, por tanto, son la pieza fundamental del proceso distributivo. Sus actuaciones engloban una función material, psicológica, económica, social y de adecuación espacial y temporal. Dentro del canal comercial, los principales servicios que desarrollan los minoristas en Castilla-La Mancha se pueden resumir en los siguientes:

. Transporte. Desplazamiento de los bienes hasta el lugar requerido.

. Almacenamiento. Constitución de depósitos de mercancías que posibilitan el abastecimiento regular de la demanda.

. Clasificación. Elaboración de lotes según las diferentes calidades.

. Normalización. Consiste en establecer especificaciones uniformes de calidad.

. Envase, embalaje, empaquetado. Servicios vinculados con la conservación y presentación de los productos.

. Información sobre precios, cantidades y calidades. Establecimiento de contactos, tareas de persuasión (publicidad y promoción), trazabilidad, etc.

. Financiación del proceso comercial. Se asumen riesgos en el desarrollo de la función distributiva.



En Castilla-La Mancha, durante la última década, los intermediarios de los canales comerciales han estado sumidos en un proceso de continua adaptación. La necesidad de responder a los cambios en la demanda y la continua irrupción de innovaciones tecnológicas han determinado la aparición de nuevas ideas y concepciones comerciales o la reorientación de las formas establecidas en la comunidad. Las formas comerciales mayoristas y las formas comerciales minoristas han experimentado este importante proceso de transformación.

Formas Comerciales Mayoristas

Durante los últimos años, la comercialización mayorista ha adquirido en Castilla-La Mancha una especial importancia en el análisis del mercado agroalimentario (particularmente, en los productos alimentarios no elaborados y materias primas agrarias) mientras que, por el contrario, en otros sectores tales como la confección, calzado, artículos del hogar, ferretería, etc. se observa una tendencia a disminuir el papel del escalón mayorista y, por tanto, los procesos de integración vertical han supuesto que en algunos sectores el papel de los mayoristas haya sido asumido por otros intermediarios del canal comercial (principalmente, fabricantes o minoristas).

La evolución del comercio mayorista en Castilla-La Mancha, conforme a los datos del Directorio Central de Empresas (DIRCE) elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), durante el periodo 1999-2007, ha sido positiva en cuanto al número de empresas. No obstante, la heterogeneidad de las actividades encuadradas en el escalón mayorista es notable. Entre los municipios que están por encima del centenar de actividades mayoristas en la región destacan Albacete, Alcázar de San Juan, Almansa, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Hellín, Manzanares, Talavera de la Reina, Toledo, Tomelloso y Valdepeñas.

Entre las formas comerciales mayoristas, los mercados centrales y los autoservicios mayoristas (cash and carry) han tenido un mayor protagonismo en el entorno distributivo de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha.

El mercado mayorista se configura como un centro concurrencial en el que operan diversos agentes económicos vinculados con la producción, el comercio y el consumo. En Castilla-La Mancha no hay instalada ninguna de las 23 unidades alimentarias que tiene operativas MERCASA pero los efectos de algunas de ellas son muy importantes sobre la estructura comercial de la región. El caso más claro se observa con MERCAMADRID. Este mercado mayorista es uno de los complejos de distribución más importantes de Europa. Construido sobre una superficie de 1,7 millones de m², el radio de acción de MERCAMADRID se extiende a las provincias limítrofes y, por tanto, afecta significativamente a Guadalajara y Toledo. Esta unidad alimentaria se sitúa junto a la autovía de circunvalación M-40 y cuenta con acceso inmediato a toda la red de comunicaciones que rodean Madrid (22.000 clientes acuden diariamente a sus instalaciones y muchos de ellos provienen de distintas provincias de Castilla-La Mancha).

La forma comercial usualmente denominada cash and carry (paga y lleva) se basa en la venta en régimen de autoservicio de pequeños lotes a minoristas y clientes institucionales (restaurantes, bares, hoteles, hospitales, etc.) y también ha tenido una incidencia reseñable en el panorama distributivo de la región castellano-manchega. De hecho se observa una paulatina reconversión de esta forma comercial con el desarrollo de la venta al consumidor final y con una política comercial más agresiva. La propia renovación de las centrales de compra, cadenas y cooperativas ha contribuido a este proceso. La estrategia actual consiste en ofrecer un surtido amplio y variado en libreservicio, con productos frescos y capaz de abastecer de forma integral a los establecimientos de hostelería (piénsese en la existencia de cerca de 11.500 bares, cafeterías y restaurantes en Castilla-La Mancha).

En Castilla-La Mancha, el autoservicio mayorista ha seguido una evolución bastante similar a la tendencia el conjunto del país. Por un lado, ha ido disminuyendo el número de establecimientos y, por otro lado, ha aumentado la superficie de venta. En cuanto a las enseñas que operan en la región conviene apuntar el importante peso que tienen las empresas regionales (Luis Piña, Teogenes Ruiz, Conaco, Sánchez Vázquez Hnos., etc.) puesto que solamente destacan, entre las enseñas de importancia nacional, Makro y Miquel Alimentació.

Formas comerciales minoristas

El comercio minorista realiza labores de intermediación para que los productos que han sido adquiridos al fabricante o al mayorista lleguen al consumidor final en el lugar, en el momento y en la cantidad adecuadas para su compra. No cabe duda de que las formas comerciales minoristas se ha convertido en uno de los pilares de la economía de servicios de Castilla-La Mancha.

La participación de las actividades comerciales minoristas de Castilla-La Mancha en el conjunto del país ha sido bastante estable durante la última década puesto que ha oscilado entre el 4,4% y el 4,6%. No obstante, la participación por provincias es desigual puesto que Toledo concentra más de un tercio de las actividades minoristas de la región mientras que Guadalajara no llega al 8%.

La evolución de las actividades comerciales minoristas en los principales municipios de la región indica como, con carácter general, el número de licencias ha aumentado considerablemente durante los últimos diez años. El incremento ha sido menor al 25% en Albacete, Almansa, Guadalajara, Mora, Puertollano y Tarancón mientras que los ascensos más notables (por encima del 50%) se asocian a Azuqueca de Henares, Bolaños de Calatrava, Ciudad Real, Illescas, Miguelturra, Seseña, Socuéllamos, Tomelloso y Valdepeñas. Por provincias, el crecimiento ha sido especialmente significativo en Ciudad Real mientras que, por debajo de la media, ha quedado Albacete.

1. Formas de venta tradicionales


Hay que destacar la importancia que en Castilla-La Mancha ha venido ostentando el comercio tradicional basado en la atención personalizada del vendedor frente al escenario de los establecimientos basados en el libreservicio. La desvertebración poblacional de la región ha otorgado un protagonismo notable a este segmento comercial que se ha encargado de abastecer a los habitantes de municipios distantes de los formatos comerciales apoyados en el autoservicio.

2. Supermercados y establecimientos de descuento

El supermercado se ha convertido en uno de los pilares de la distribución de productos de gran consumo en casi todas las ciudades castellano-manchegas. Recuérdese, que hasta 1997 funcionaban menos de 4.000 supermercados en Castilla-La Mancha (ocupaban 3,2 millones de m2) y en la actualidad hay instalados cerca de 7.000 supermercados (superan los 6 millones de m2).

La superficie de los supermercados en función de la población (m2 cada 1.000 habitantes) ha evolucionado positivamente durante el periodo 1997-2007:

. España cuenta con una superficie por 1.000 habitantes mayor a Castilla-La Mancha.

. Hay dos provincias (Albacete y Ciudad Real) que cuentan con más m2 cada 1.000 habitantes que la media del conjunto del país.

. Toledo y Cuenca están en los umbrales de m2 cada 1.000 habitantes más reducidos de la comunidad autónoma.



En Castilla-La Mancha también han proliferado los establecimientos de descuento. Este formato se caracteriza por la venta de un surtido limitado de productos a precios reducidos con supresión de elementos accesorios y superfluos en la presentación de los artículos y elevada rotación de existencias.

En España, y en Castilla-La Mancha, ha habido un desarrollo un tanto atípico de esta concepción comercial con tendencia a la formulación mixta superservicio-descuento (con superficies de venta no superiores a 300 m2) y con algunas características diferenciales en el surtido de ciertos casos (por ejemplo, la colocación de alguna sección de productos perecederos). En Castilla-La Mancha, durante el año 1997, funcionaban 46 establecimientos de descuento (22 locales contaban con aparcamiento propio). En la actualidad, en la región castellano-manchega se llega casi a los 150 establecimientos de descuento (un 20% cuentan con aparcamiento propio) y destaca la participación de los establecimientos de Dia y de Lidl sobre la superficie total de libreservicio.

3. Hipermercados

En Castilla-La Mancha, el hipermercado se ha convertido en el elemento fundamental de renovación de las estructuras comerciales tradicionales. No obstante, en la región el efecto frontera por la cercanía de este formato comercial en otras comunidades autónomas ha supuesto la evasión de notables volúmenes de gasto derivados de los flujos comerciales (el ejemplo más claro se encuentra en el desplazamiento de los consumidores de Toledo y Guadalajara hacia los hipermercados de la Comunidad de Madrid).

En 1997 había 8 hipermercados en Castilla-La Mancha con una superficie de venta de 46.224 m2 mientras que en la actualidad no se llega a los 20 con una superficie de venta superior a los 100.000 m2. Durante el periodo 1997-2007, Castilla-La Mancha está en unos umbrales de superficie de venta por población claramente inferiores a la media nacional (solamente Guadalajara y Albacete se acercaron en algunos años a la media del país) superando la media de la región. Por otro lado, el caso de Toledo es paradigmático puesto que hasta el año 2003 no había tenido instalado ningún hipermercado (la cercanía a Madrid había prolongado esta ausencia con el efecto frontera).

4. Grandes superficies especializadas

Las grandes superficies especializadas son establecimientos de superficie de ventas superior a 1.000 m2 con un surtido centrado en un subsector específico del comercio. Por la gama de productos comercializados pueden distinguirse cinco grandes grupos: equipamiento personal, productos para el hogar, mobiliario, juguetes y productos de ocio (cultura y deportes).

La influencia de regiones limítrofes como la Comunidad de Madrid o la Comunidad Valenciana han limitado el desarrollo de este formato en Castilla-La Mancha. La dispersión poblacional y la no existencia de núcleos de población relevantes han sido otros dos factores que también han condicionado la expansión de estos nuevos formatos.

En Castilla-La Mancha, este formato comercial se ha instalado en centros comerciales apoyándose en el principio de complementariedad (los establecimientos que ofrecen productos que entran dentro del mismo proceso de adquisición, incrementan sus ventas al situarse próximamente y complementar así las compras del consumidor) y en el principio de aglomeración (un número determinado de establecimientos que venden los mismos productos obtendrán más ventas si están situados adyacentemente o muy próximos entre sí que si estuviesen dispersos).

5. Parques de fabricantes

Los parques de fabricantes suponen un avance generacional en la venta directa de fabricantes a consumidores. De la venta directa en fábrica (con o sin tienda especializada) se pasa al desarrollo de tiendas de fábrica en zonas comerciales (con surtido limitado) y se culmina con los parques de fabricantes con un surtido más amplio y localización en zona comercial.

La implantación de este formato comercial en Castilla-La Mancha no ha llegado a producirse y solamente funcionan distintas tiendas de fábrica que, en algunas ocasiones, se agrupan como parques de medianas superficies (por ejemplo, en Toledo se ha inaugurado en 2008 un equipamiento comercial con estas características).

6. Formas comerciales sin establecimiento permanente

Bajo la rúbrica de formas comerciales sin establecimiento se hace referencia a una gran variedad de concepciones distributivas de perfiles heterogéneos que han tenido como seña básica de semejanza la sustitución del establecimiento detallista como lugar de oferta y contratación por otros modos de presentación de la oferta y de realización de compras. Por ejemplo, Castilla-La Mancha concentra cerca del 4% del comercio ambulante y en mercadillos que se desarrolla en el conjunto del país con cerca de 1.000 licencias registradas.

Entre las formas sin establecimiento, destacan la venta por correspondencia y por catálogo, la venta por teléfono y televisión, la venta domiciliaria, multinivel y piramidal, la venta automática y el comercio electrónico. Ninguna de las formas señaladas ha conseguido una representatividad notable en Castilla-La Mancha.

Asociaciacionismo Comercial

La organización de los canales comerciales lleva a situaciones en las que los distintos intermediarios vinculan sus actividades para conseguir mejorar sus posiciones individuales. El asociacionismo comercial puede tratarse desde prismas muy diversos aunque lo más habitual es analizar los sistemas verticales de distribución (uniones de varios intermediarios para conseguir mayor poder de mercado frente a los consumidores o mayor poder de negociación frente a los proveedores) y los sistemas horizontales de distribución donde se busca optimizar alguna de las funciones prestadas.

1. Centros comerciales

Según la Asociación Española de Centros Comerciales, un centro comercial es un conjunto de establecimientos comerciales independientes planificados y desarrollados por una o varias entidades, con criterio de unidad, cuyo tamaño, mezcla comercial, servicios comunes y actividades complementarias están relacionadas con su entorno, y que dispone permanentemente de una imagen y gestión unitaria.

En Castilla-La Mancha, este formato se ha convertido en el ejemplo más habitual de localización conjunta de negocios que pretenden cubrir la demanda global de los consumidores (comercio, restauración, cafeterías, cines, boleras, ...) y, por tanto, el lema diviértase mientras compra encuentra plena aplicación en los centros comerciales. No obstante, la repercusión de este formato en relación al número de habitantes implica que la densidad de Castilla-La Mancha se cifre bastante por debajo de la media nacional. La cercanía de la Comunidad de Madrid y de la Comunidad Valenciana vuelven a incidir en la oferta de los centros comerciales de Castilla-La Mancha.

Los principales centros comerciales en Castilla-La Mancha se localizan en Albacete, Alcázar de San Juan, Ciudad Real, Puertollano, Tomelloso, Cuenca, Guadalajara, Olías del Rey, Talavera de la Reina y Toledo.

2. Mercados municipales

Los mercados municipales han sido, y siguen siendo, una pieza clave en el entramado comercial de Castilla-La Mancha. Por una parte, se ocupan del abastecimiento de bienes de primera necesidad complementada, desde la esfera pública, con la inspección sanitaria y la regularización de precios y calidades. Además, los mercados de abastos favorecen la concentración de la oferta facilitando el acto de compra al usuario tanto con productos perecederos como con determinados productos no perecederos. Al mismo tiempo, los mercados minoristas actúan como focos de atracción comercial y generan efectos externos positivos sobre las zonas adyacentes.

En un trabajo elaborado recientemente por el Instituto Cerdá para la Empresa Nacional MERCASA, se han contabilizado 1.149 mercados municipales en España. En Castilla-La Mancha, están operativos 20 mercados municipales lo que supone un 1,7% de los existentes en el conjunto del país.

Mercados municipales de Castilla-La Mancha

Albacete Albacete Mercado Villacerrada
Albacete Albacete Mercado Carretas
Albacete Almansa Mercado de Abastos
Albacete Hellín Mercado Plaza Abastos
Ciudad Real Alcázar de San Juan Mercado de Abastos
Ciudad Real Almodovar del Campo Mercado Municipal
Ciudad Real Bolaños de Calatrava Mercado de Abastos
Ciudad Real Ciudad Real Mercado Pío XII
Ciudad Real Ciudad Real Mercado Central
Ciudad Real Daimiel Mercado de Abastos
Ciudad Real Manzanares Mercado de Abastos
Ciudad Real Puertollano Mercado Central
Ciudad Real Solana (La) Mercado de Abastos
Ciudad Real Tomelloso Mercado de Abastos
Ciudad Real Valdepeñas Mercado Valcentro
Cuenca Cuenca Mercado de Abastos
Cuenca Tarancón Mercado de Abastos
Guadalajara Guadalajara Mercado de Abastos
Toledo Mora Mercado Municipal
Toledo Toledo Mercado de Abastos


3. El sistema de franquicia

Las cadenas franquiciadas se conforman como un sistema de organización vertical que ha alcanzado un notable desarrollo durante los últimos años en el panorama distributivo de Castilla-La Mancha. La franquicia se presenta como una fórmula atractiva de negocio puesto que, por una parte, sirve para el crecimiento y expansión de empresas y, por otra, posibilita la inversión de individuos que no cuentan con un proyecto empresarial propio.

Al comienzo de la década de los noventa, una época caracterizada por la recesión económica, se produce la verdadera implantación masiva de la franquicia en España. Los primeros sectores que utilizaron la relación entre franquiciador y franquiciados para conseguir una cuota de mercado fueron alimentación, textil, calzado y confección. A continuación, cafeterías, mobiliario, decoración, deportes, agencias de viaje, tintorerías o bares de copas también han recurrido a la articulación de una red de establecimientos franquiciados para expandir sus negocios por todo el territorio nacional.

Considerando como premisa fundamental el enorme desequilibrio entre comunidades autónomas, Castilla-La Mancha cuenta con 11 redes sobre un total de 905 a nivel nacional.

Franquiciadores originarios de Castilla-La Mancha

FRANQUICIA PROVINCIA INVERSIÓN TOTAL UNIDADES
GRUPO DESFOTUR Albacete 12.800 € 140
HAYA TRAVEL Albacete 11
LAS DELICIAS DE DON QUIJOTE Albacete 1.200 Euros/m2 1
AGENCIAS DE VIAJES GRUPO VNH Ciudad Real 7.923 201
BODEGAS GALIANA Ciudad Real 172.500 Euros 26
PENHALTA HOMBRE Ciudad Real 70.000 - 100.000 Euros 1
WEST ORIGINAL & CO Ciudad Real 135.000 Euros 18
LA REPRO Cuenca 30.000 - 70.000 Euros 39
PETERANNE Cuenca 109.000 Euros (ayuda a financiar se... 5
AIRIS TOP CENTER Guadalajara 90.000 Euros (para 90 m2) 8
CURVES Guadalajara 90.000-120.000 165
EMPRESS SERVICIOS Guadalajara 26.530 Euros 24
ABRASADOR Toledo 190.000 - 240.000 Euros 10
BROKAL Toledo ---- 2
DÖNER KEBAP ISTANBUL Toledo 180.000 Euros 51
HIPEROFFICE Toledo ---- 4
NOVA VIDEO Toledo Desde 12.000 Euros
PUBLITARJETERO Toledo Desde 5.500 Euros (incl. Canon Entr... 23
TELE HABLA Toledo 2.000 Euros 16

Fuente: Portal de franquicias de Tormo&Asociados, www.tormo.com.



Volver a Comercio en Castilla-La Mancha

Seleccione su municipio en el desplegable.

Municipio:

Equipamiento Comercial por Municipios en Castilla-La Mancha - Municipios con más de 1000 habitantes

Seleccione la zona en la que se localiza su negocio.

Zona:


Seleccione la tipología de su negocio.

Tipología:



Últimas noticias de Economía relacionadas con Castilla-La Mancha
(C) Consejo de Cámaras Oficiales de Comercio e Industria de Castilla-La Mancha.  Política de Privacidad | Aviso Legal | contacto@portaldelcomercioclm.com                     Diseño y desarrollo: Espacio eMe