Elementos básicos para su negocio

Factores que inciden en los Consumidores


Factores Demográficos

Los factores demográficos resultan esenciales para conocer las características de los consumidores de Castilla-La Mancha. En este sentido, hay que atender a la evolución de la población, el cambio en la estructura de edades o los efectos de las migraciones.

Durante los últimos años, la población de Castilla-La Mancha ha crecido notablemente. El progresivo aumento de la población ha supuesto un incremento de las necesidades de consumo, es decir, parece claro que un mayor número de habitantes implica necesariamente un consumo creciente de bienes y servicios. Durante los últimos quince años, el mayor crecimiento demográfico ha correspondido a la provincia de Guadalajara mientras que en Cuenca se ha producido el fenómeno opuesto. Entre 2001 y 2006, la población de Castilla-La Mancha crece por encima de la media española y las provincias que superan los niveles medios de la comunidad autónoma son Guadalajara y Toledo.

La modificación en la estructura de edades de Castilla-La Mancha sirve para ofrecer una explicación a comportamientos que se han producido en la demanda de ciertos productos (para el caso concreto de la comunidad autónoma la población menor de 15 años representa cerca del 15% sobre el total mientras que el colectivo de habitantes mayores de 65 años se aproxima al 20%). El consumo difiere notablemente en función de la edad y, lógicamente, la dinámica de los grupos producirá significativas transformaciones en el consumo.

De forma tradicional se han venido marcando un conjunto de diferencias entre los hábitos de los consumidores rurales y los hábitos de los consumidores urbanos. Castilla-La Mancha se caracteriza por un peso importante del entorno rural puesto que del total de 919 municipios que existen en la comunidad autónoma, se cuantifican 886 con menos de 10.000 habitantes. El paso del tiempo ha minorado las desigualdades entre estos ámbitos. De hecho, aspectos como la alimentación, la forma de vestir o, incluso, de divertirse tienden hacia una homogeneización entre lo rural y lo urbano. Las diferencias aún existentes entre el consumo rural y el consumo urbano están fundamentadas en los niveles de renta y la estructura de edades de la población.

Otro fenómeno demográfico importante durante los últimos años han sido las migraciones. Con carácter general, se puede apuntar que durante la última década se han contabilizado en Castilla-La Mancha flujos migratorios positivos y crecientes, tanto de españoles como de extranjeros.

Castilla-La Mancha ha sido una de las comunidades autónomas donde los movimientos migratorios interiores han tenido una notable importancia. La cercanía de Madrid y Valencia ha supuesto efectos frontera facilitando el flujo de la población y, al mismo tiempo, impulsando la imitación de los hábitos de consumo. La migraciones exteriores reciben cada vez una mayor atención por parte de todas las instituciones porque se considera que su aportación en el medio plazo está siendo fundamental para equilibrar la dependencia demográfica y, además, porque repercute sobre el mercado de trabajo y la prestación de servicios públicos. El porcentaje de extranjeros es menor en Castilla-La Mancha que en el conjunto del país; destaca que Ciudad Real es la provincia con un menor porcentaje de población extranjera mientras que Guadalajara cuenta con la mayor representatividad de población extranjera.

Finalmente, hay que resaltar que la evolución del mercado castellano-manchego está muy condicionada por otros cambios demográficos que se vienen experimentando durante los últimos años: el número de hogares crece mucho más rápido que la población, cada vez hay más hogares con adultos mayores de 50 años, las personas que viven solas van incrementando su representatividad o se advierten más hogares sin niños.

Factores Económicos

La evolución de las magnitudes económicas que repercuten sobre la capacidad de consumo de los individuos de Castilla-La Mancha ha sido notable durante los últimos años. Con carácter general, las tendencias observadas apuntan hacia un incremento en el volumen de renta que los individuos destinan a los diferentes actos de consumo, aún teniendo en cuenta las minoraciones debidas al aumento de precios y a los mayores niveles de endeudamiento que se han producido (por ejemplo, en Castilla-La Mancha el gasto medio anual por habitante en 1980 era de 1.438 euros cuando en la actualidad supera los 9.000 euros).

También es cierto que los hogares perceptores de rentas dobles han aumentado en los últimos años. La capacidad de compra de estos hogares es superior y, en consecuencia, se consumen bienes y servicios que en otras condiciones no se habrían adquirido. La incorporación femenina al mercado de trabajo ha supuesto cambios en las pautas de consumo; por ejemplo, se ha producido una modificación en la configuración del equipamiento del hogar orientada a facilitar las tareas domésticas mediante la adquisición de bienes que apoyen tal cometido. Al mismo tiempo, las compras se realizan con una mayor periodicidad y, para el caso concreto de los productos de gran consumo, adquiere una importancia especial la compra fuerte realizada una o dos veces al mes y complementada con las compras de urgencia para salvar necesidades puntuales.

Comparando la participación relativa en los distintos grupos de gasto para Castilla-La Mancha y para el conjunto nacional, la Región consume, en términos de gasto medio por hogar, por encima de la media en Alimentos y bebidas no alcohólicas, Bebidas alcohólicas, tabacos y narcóticos, Vivienda, agua, electricidad y gas, Transporte y Hoteles, cafés y restaurantes mientras que el gasto es inferior a la media en Artículos de vestir y calzado, Mobiliario y equipamiento del hogar, Salud, Comunicaciones, Ocio, espectáculos y cultura, Enseñanza y Otros bienes y servicios.

Entre las características de los hogares que condicionan la capacidad de gasto hay que destacar las siguientes:

. La mayor representatividad en el gasto la consiguen los hogares que tienen un sustentador principal con una edad entre 45 y 54 años.

. Los hogares con sustentador principal varón son los más habituales en Castilla-La Mancha y suponen cerca del 85% del gasto total que se efectúa en la comunidad autónoma.

. Los hogares con un sustentador principal casado son los que agrupan más del 80% del gasto efectuado en Castilla-La Mancha.

. En cuanto a la situación en la actividad del sustentador principal, cabe apuntar que los hogares donde está trabajando son los que repercuten en mayor cuantía sobre el gasto total.

. La distribución del gasto en función del nivel formativo está bastante repartida aunque destacan los hogares donde el sustentador principal tiene enseñanza de primer grado.

. Los hogares formados por una pareja con 2 hijos son los más importantes en el gasto de la comunidad autónoma.



Factores Sociales y Culturales

La cultura también incide en la toma de gran número de decisiones y condiciona, en definitiva, la forma de vida de cualquier sociedad. Así pues, en Castilla-La Mancha los cambios en la configuración de los hogares, fundamentalmente el menor número de hijos y la incorporación de la mujer al mercado laboral, han limitado la influencia básica de la familia como agente preconizador de elementos culturales durante los años de la infancia otorgando, en gran número de casos, un papel importante a instituciones públicas o privadas.

Una de las principales repercusiones del sistema educativo sobre los procesos de consumo se deriva de la prolongación, con carácter obligatorio, de la duración de las actividades escolares. Al mismo tiempo, en Castilla-La Mancha los métodos de enseñanza y aprendizaje se están generalizando a segmentos más amplios de la población (la tasa de escolaridad en educación infantil de la comunidad autónoma alcanza niveles próximos a la universalización). Destaca en Castilla-La Mancha, por una parte, el mayor porcentaje de adultos con educación primaria y, por otra, la menor presencia de adultos con educación superior.

Los medios de comunicación repercuten en gran un número de decisiones de consumo. Por una parte, la publicidad insertada en televisión, radio o prensa tiene como objetivo fundamental captar la atención de individuos para desencadenar, con posterioridad, el consumo del bien o servicio anunciado. En Castilla-La Mancha, más del 50% de los hogares cuenta con dos o más televisores. Además, por otra parte, el contenido de la programación, tanto en medios audiovisuales como escritos, también influye en el mercado de deseos hasta el punto que pueden demandarse bienes o servicios que ni siquiera se comercializan en el mercado pero que han aparecido en alguno de los contenidos de los medios de comunicación.

En el caso de las nuevas tecnologías, la evolución ha sido también espectacular, ya que al inicio de los años ochenta no era posible comunicarse en Castilla-La Mancha con otras personas o servicios a través de la red, desde ningún lugar ni soporte, cuanto en este momento y gracias a la telefonía móvil se puede hablar en cualquier momento y acceder a Internet.

En los últimos años se ha producido un enriquecimiento del consumo de actividades de esparcimiento tanto en cantidad (incremento sensible del número de horas anuales dedicadas a las distintas actividades) como en calidad (se ha pasado de un menú monótono centrado en la radio y la televisión a otro más variado, plural y diversificado). Todas estas situaciones se han visto favorecidas por el desarrollo del transporte autónomo individual; es decir, a finales de los años setenta había un coche por cada cinco habitantes mientras que en la actualidad tres de cada cuatro hogares cuenta con vehículo en Castilla-La Mancha.

Finalmente, se puede apuntar que cualquiera de las provincias que forman la comunidad castellano-manchega cuenta con su propio patrimonio cultural y natural, sus costumbres y fiestas, su rica artesanía y su variada gastronomía, en este caso avalada por numerosos productos que cuentan con Denominación de Origen. El consumo derivado de todas estas actividades tiene una importancia creciente ante la terciarización de las economías.



Volver a Consumidores en Castilla-La Mancha

Seleccione su municipio en el desplegable.

Municipio:

Equipamiento Comercial por Municipios en Castilla-La Mancha - Municipios con más de 1000 habitantes

Seleccione la zona en la que se localiza su negocio.

Zona:


Seleccione la tipología de su negocio.

Tipología:



Últimas noticias de Economía relacionadas con Castilla-La Mancha
(C) Consejo de Cámaras Oficiales de Comercio e Industria de Castilla-La Mancha.  Política de Privacidad | Aviso Legal | contacto@portaldelcomercioclm.com                     Diseño y desarrollo: Espacio eMe